Porque es importante la salud metabólica

Una salud metabólica deficiente  y los desequilibrios de azúcar en sangre son los mayores impulsores de las enfermedades crónicas. Las enfermedades crónicas son la principal causa de muerte y discapacidad en los Estados Unidos.


Al menos el 50% de los adultos en Estados Unidos tienen índices elevados de niveles de azúcar en sangre y/o resistencia a la insulina.


Aproximadamente el 35% de los adultos de Estados Unidos tienen prediabetes.

Aproximadamente el 11% de los adultos de Estados Unidos tiene diabetes de tipo 1 (autoinmune) o de tipo 2 (inducida por el estilo de vida).


Las investigaciones demuestran que más del 84% de las personas con prediabetes no saben que la tienen. A ello contribuye en gran medida la falta de disponibilidad de información sobre su cuerpo.


Supongamos que no tienes prediabetes, diabetes de tipo 2, diabetes de tipo 1 o diabetes gestacional. Aún así, es muy probable, estadísticamente hablando, entender tu nivel de azúcar en sangre, ya que el 88% de los estadounidenses tiene una disfunción metabólica en cierta medida. Según la Clínica Mayo, la disfunción metabólica es "un conjunto de afecciones que se dan juntas y que aumentan el riesgo de padecer enfermedades cardíacas, accidentes cerebrovasculares y diabetes de tipo 2". Estas afecciones incluyen un aumento de la presión arterial, un nivel elevado de azúcar en sangre, un exceso de grasa corporal alrededor de la cintura y niveles anormales de colesterol o triglicéridos."




La disfunción metabólica se debe en gran medida a los frecuentes picos de azúcar en sangre que la mayoría de las personas experimentan a lo largo del día. Un estudio realizado en personas no diabéticas demostró que comer cereales provocaba picos de azúcar en sangre en el rango de la prediabetes (>140 mg/dL) en el 80% de las personas sin diabetes. 

No es necesario beber dos litros de refresco para experimentar subidas de azúcar en sangre. Para algunas personas, comidas como hojuelas de avena con plátano, arroz integral y frijoles, o una ensalada con crutones y pasas pueden provocar picos de glucosa inesperados.


La prediabetes se desarrolla lentamente con la elección de alimentos que elevan la glucosa varias veces al día hasta que el cuerpo no puede compensarlo.

Las investigaciones demuestran que las personas experimentan cambios graduales en los niveles de glucosa en sangre y en la resistencia a la insulina durante aproximadamente seis años antes de desarrollar una diabetes de tipo 2. 


La buena noticia sobre estas estadísticas es que los niveles elevados de azúcar en sangre y las enfermedades que provocan son totalmente prevenibles y, en la mayoría de los casos, reversibles, con la excepción de la diabetes de tipo 1.


La industria de los alimentos procesados llena el anaquel de los supermercados con alimentos de alto índice glucémico que se comercializan como "naturales", "orgánicos" e "integrales".

Los alimentos altamente procesados son uno de los mayores impulsores de nuestra crisis de azúcar en la sangre. Después de todo, 6 de las 10 fuentes más comunes de calorías en los Estados Unidos son alimentos que provocan problemas glucémicos, incluyendo: postres horneados, pan, refrescos, botanas procesadas, dulces y alcohol.


Por otra parte, el sistema médico no está estructurado para educar adecuadamente a los pacientes sobre la importancia de realizar intervenciones que den prioridad a la nutrición.


Es inexacto y demasiado superficial pensar que los alimentos son sólo calorías y que todos tenemos respuestas idénticas a los mismos alimentos.


Dos comidas pueden tener el mismo número de calorías pero crear una respuesta metabólica completamente diferente.