Planeación de menús para principiantes: 5 pasos para empezar

¿Atrapado en la rutina con la comida? ¿Siempre corriendo para tener algo en la mesa? Este artículo es para tí.


Sabemos que no a todos se les da planificar sus comidas de forma natural. Podría parecer una tarea exclusiva de alguien organizado y que disfruta planear su vida. Sin embargo, comprobado en estudios, la planeación de comidas puede traer enormes beneficios a todos, (entre otros: mejorando la calidad de los alimentos  y reduciendo sobrepeso y obesidad) especialmente a aquellas familias con retos de salud, tiempo o dinero. 
Si estás intentando organizarte, llevar una vida más sana, ahorrar dinero o liberar algo de tiempo en tu vida, ¡la planeación de comidas es la solución! 

Planear el menú es tan simple como programar unas cuantas recetas para cocinar durante la semana. Hoy en Healthy Martina te damos 5 pasos sencillos para empezar... y seguir el plan.

1 - Recopila los favoritos de la familia.


Todos tenemos nuestras comidas favoritas. Pregúntale a tu familia cuál es su comida favorita y utilízala como referencia para planear tu menú.

2.- Haz un calendario.


Para asegurarte de que cumplirás tu plan, sé realista. Por ejemplo, planifica los días en los que vas a llegar tarde por la clase de tus hijos o si el día comenzará temprano, asegúrate de tener una comida a la mano que puedas llevar. Como unas barritas de avena caseras.

  • Considera un tema para la programación. Por ejemplo, lunes de comida mexicana o martes de cocción lenta.
  • Programa guarniciones sencillas. Las verduras son deliciosas cuando se asan o se cocinan al vapor, además de fáciles de hacer. Guarda algo como el quiche de espinacas para cuando tengas más tiempo libre en la cocina.
  • Incluye lo que te sobra (recalentado). Para reducir la carga de tener que empezar de cero en cada comida, planea utilizar la comida más de una vez. Por ejemplo, utiliza el pollo al horno que te sobró para hacer tacos de pollo del siguiente día.

Hot cake de 3 ingredientes (en el recetario)

3 - Haz una lista de compras


Esta lista debe estar siempre disponible para marcarla y utilizarla cuando planees el menú.

Una vez que sepas cuáles van a ser tus comidas, revisa los ingredientes de la receta y anota lo que vas a usar. Así no regresarás de las compras sin lo que necesitas para hacer los tacos de pollo del día siguiente.

4 - Pon en un lugar visible tu calendario de menús.


Escribe tu calendario de comidas y colócalo en un lugar donde todos lo puedan ver. Esto permite que la familia sepa qué esperar. Además, te ayuda a cumplir el plan que has creado y lograr tus objetivos.

Tener a la vista el plan de menús también puede ayudarte a recordar preparaciones que necesitan anticipación, como descongelar o remojar leguminosas.