10 claves para bajar de peso y mantenerte

Entiende la importancia de la disciplina y los buenos hábitos y deja de enfocarte en la motivación.

Este estudio  confirma la importancia de hacer pequeños cambios en los hábitos con los que puedas vivir por siempre, para la pérdida y el control de peso. A medida que incorpores estos pequeños ajustes a tu estilo de vida, empezarás a ver cómo pueden sumarse a un gran ahorro de calorías y a la pérdida de peso. Las estrategias basadas en hábitos tienen el potencial de cambiar la forma en que pensamos sobre perder y mantener el peso y, sobre todo, la forma en que nos comportamos. 

Evita los alimentos procesados

Un nuevo estudio publicado en la revista Cell Metabolism demuestra que seguir una dieta muy procesada frente a una dieta integral (rica en frutas, verduras, granos enteros y carnes magras) aumenta el consumo de calorías y provoca un aumento de peso.

Este estudio es importante porque es el primer estudio de control aleatorio -el tipo de estudio que se considera el mejor para evaluar las relaciones de causa y efecto- que compara estos dos tipos de dietas. Además, los investigadores diseñaron las dos dietas de modo que las calorías, la grasa, la fibra, los azúcares, las proteínas y otros nutrientes coincidieran exactamente.

Hay muchas teorías sobre por qué tendemos a consumir más calorías cuando comemos alimentos ultraprocesados. Podría ser simplemente porque son baratos, deliciosos y requieren poco o ningún esfuerzo para llegar del envase al plato.

Pero los resultados del nuevo estudio sugieren que podría ser algo más que eso.

Un resultado importante del estudio, son los cambios en algunas de las hormonas que intervienen en la regulación del apetito. Al seguir la dieta de alimentos integrales, los niveles de la hormona PYY, que suprime el apetito, aumentaron significativamente y los niveles de la hormona del hambre, la grelina, disminuyeron. Podría haber algo en la forma en que el intestino procesa los alimentos integrales que apoye estos cambios hormonales beneficiosos. 

Además, los participantes en el estudio comieron los alimentos ultraprocesados más rápido que los no procesados, con unas 17 calorías más por minuto.