8 claves para vivir con salud por más tiempo

Con todo el dolor de mi corazón despidiendo a mi mamasita en una cama del hospital, no puedo dejar de pensar en los hubieras (que no existen) y en lo importante que es cuidar y nutrir nuestro cuerpo de forma preventiva. Es por eso que hoy en Healthy Martina les queremos compartir 8 claves que consideramos básicas para vivir más años con salud.

En lo que respecta a la longevidad, el objetivo no es simplemente vivir el mayor tiempo posible. El verdadero objetivo es mantener una vida saludable y con energía, durante tanto tiempo como sea posible. Así que, ¿Exactamente cómo lo hacemos?

Entre los 40 y los 50 años, el cuerpo empieza a cambiar, pasa del modo creciendo a manteniendo; las hormonas y la función celular son menos eficiente. Si te sientes cansada, estás ganando peso, y no duermes bien, estas son señales de advertencia.

No es un simulacro. Si quieres que tu cuerpo funcione bien a medida que envejece, debes tomar acción hoy.

Las decisiones correctas pueden cambiar radicalmente, e incluso revertir, algunos de los

síntomas que nuestra cultura ha llegado a aceptar como signos normales de envejecimiento.

Aquí te dejamos 8 claves para vivir con salud por más tiempo

1.- Mantén saludable tu microbioma 

Muchos de los problemas que atribuimos al envejecimiento podrían ser de hecho el

resultado de un microbioma desequilibrado sobre el cual se puede hacer mucho al respecto.

-Comienza con tu dieta para fortalecer y equilibrar tu microbioma intestinal: 

  • Come ingredientes frescos, no procesados

  • Evita el consumo de los productos animales tratados con antibióticos y hormonas, y productos que hayan sido rociados con herbicidas tóxicos como el glifosato (es decir, certificado orgánico)

  • Alimenta a tu cuerpo con prebióticos (ajo, cebollas, puerros, espárragos) y probióticos (alimentos fermentados) todos los días. 

-Duerme

-Hidrátate

-Medita

 -Usa antibióticos sólo cuando los necesites

-No tomes medicamentos antiácidos durante períodos prolongados.

 En otras palabras, muchos de los hábitos de vida que son buenos para el bienestar general también son clave para la salud intestinal.

2.-Tómate en serio lo de evitar el azúcar

El azúcar es más perjudicial a medida que envejeces. Debilita el sistema inmunológico y alimenta las enfermedades crónicas: la diabetes, las enfermedades del corazón, el cáncer y el Alzheimer.

En combinación con ciertas proteínas, el azúcar crea depósitos que llegan al torrente sanguíneo, se alojan en varios lugares y se asientan como óxido en los órganos (en la piel, que es el órgano más grande, esto se manifiesta como arrugas). Estos depósitos también dañan las membranas celulares y pueden perforar agujeros en las paredes de los vasos sanguíneos.

Si sólo haces un cambio, que sea eliminar el azúcar agregada de tu dieta (la miel y el agave

son esencialmente lo mismo para tu sistema). 

El azúcar se esconde en muchos alimentos procesados, pero puedes empezar por: cereales, galletas, panquecitos, caramelos, refrescos y jugos de fruta (que por cierto, son tan malos como los refrescos).

Cuando realmente necesites algo dulce, come berries o una manzana verde (más baja en azúcar que la mayoría de las manzanas). La fibra de la fruta retrasa un poco la absorción del azúcar, lo que minimiza la repentina subida y posterior bajada de la glucosa en la sangre.

No la sustituyas por azúcares artificiales que están llenos de productos químicos. Si realmente quieres endulzar tu café o té, prueba la fruta del monje o estevia. Utilízalos como transición, ya que el objetivo es entrenar a tu paladar para dejar de desear el azúcar.